Los cuatro actores consiguen reflejar notablemente el simbolismo que el autor esconde tras la vida de estos personajes. Así Raúl García reflejó la felicidad, el placer, la alegría de vivir bajo el cuerpo de PABLO; Eva Alarte dio buena cuenta con su puesta en escena...