La casa de Bernarda Alba

García Lorca se pregunta y nos pregunta, dentro de una dialéctica lúcida, generosa y contradictoria, cómo es esa mujer heroica en sus virtudoes y cargada de cruces en su camino. Y esa pregunta es, al desplegarse, trágica y dolorida, viva en su agravio y posiblemente rencorosa en su afán de justicia. Esta contestación se hará esperar..."muchas veces no basta con cerrar la casa a piedra y lodo como hace Bernarda con la suya"
Fecha Estreno
Año
1984
Sobre el montaje

Tragedia de las mujeres de los pueblos de España, sobre cuál es su destino, su quehacer, su infelicidad, su goce, su servidumbre, su libertad y su moral. Pero la moral del pueblo en que Bernarda vive es todo lo contrario de una moral primitiva. Es la moral racionalizada y decadente hecha de preceptos negativos.

A primera vista, Bernarda tiraniza a sus hijas precisamente para que nadie dude de esa moral, para que nadie hable de ellas, pero, en el fondo, se goza de hacerlas obedecer.

Como en tantos casos de gente que apetece el mando, la finalidad objetiva no es más que un pretexto o una justificación. La moral de Bernarda enmascara una fuerte vida instintiva, aunque orientada no al sexo, sino al dominio.

Cartel: